LA PERSONALIDAD DE DIOS(Duncan Heaster)

Bible Basics Study 1.2 – The Personality of God

1.2 LA PERSONALIDAD DE DIOS

Que Dios se ha revelado como un ser real, es un tema majestuoso y glorioso de la Biblia. Que Jesús es el Hijo de Dios, es también un dogma fundamental del cristianismo. Si Dios no es un ser real, entonces es imposible que haya tenido un hijo que era la “imagen misma de su sustancia” (He. 1:3). Además, se hace difícil desarrollar una relación personal y viva con “Dios”, si “Dios” es sólo un concepto en nuestra mente. Es trágico que la mayoría de las religiones tengan este concepto irreal de Dios.

Siendo Dios infinitamente más grande que nosotros, es comprensible que la fe de muchas personas haya vacilado ante las claras promesas de que finalmente veremos a Dios. Es imposible que el hombre pecador pueda ver a Dios (Ex. 33:20), aunque esto implica que de no ser por nuestra pecaminosidad, Dios es realmente un ser que puede ser visto. A Israel le faltó la fe para ver la apariencia de Dios (Jn. 5:37). Semejante fe viene por conocer a Dios y creer en Su palabra:

“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios (Mt. 5:8).

“Sus siervos [de Dios] le servirán, y verán su rostro, y su nombre [el nombre de Dios- Ap. 3:12] estará en sus frentes” (Ap. 22:3,4).

Tan maravillosa esperanza, si verdaderamente la creemos, tendrá un profundo efecto práctico en nuestra vida:

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (He. 12:14).

No debemos jurar porque “el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él” (Mt. 23:22).

“Le veremos tal como él es [manifestado en Cristo], y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro” (1 Jn. 3:2,3).

En esta vida nuestro entendimiento del Padre Celestial es muy incompleto, pero podemos aspirar, en medio de la enmarañada oscuridad de esta vida, a encontrarnos finalmente con él. El hecho de verlo se equiparará sin duda con nuestra mayor comprensión mental de él. De este modo, desde las absolutas profundidades del sufrimiento humano, Job pudo regocijarse en la relación con Dios totalmente personal que experimentaría plenamente en el último día.

“Y después de deshecha esta mi piel [es decir, después de muerto], en mi carne he de ver a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro” (Job 19:26-27).

Y el apóstol Pablo clamaba desde otra vida de dolor y agitación:

“Ahora vemos por espejo, oscuramente; más entonces veremos cara a cara” (1 Co. 13:12).

LA EVIDENCIA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Estas promesas del Nuevo Testamento se basan en un conjunto considerable de evidencias del Antiguo Testamento. No está demás reiterar que es fundamental apreciar la naturaleza de Dios si hemos de tener un verdadero entendimiento de lo que es una religión basada en la Biblia. El Antiguo Testamento uniformemente habla de Dios como una persona; la relación de persona a persona con Dios, que mencionan tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, es única en la verdadera esperanza cristiana. Los siguientes son sólidos argumentos en favor de un Dios personal:

– “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Gn. 1:26). De este modo, el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios, como se manifiesta en los ángeles. Santiago 3:9 habla de “los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios”. Nuestra creación a imagen de Dios sin duda significa que algo podemos inferir referente al verdadero modelo del cual no somos más que una imagen. Así que Dios, a quien reflejamos, no es algo nebuloso al cual no podamos imaginar. Ezequiel vio a Dios entronizado sobre los querubines con la silueta de “una semejanza que parecía de hombre¨”. Todo esto tiene una importancia práctica. Debido a que somos a imagen de Dios, y esta imagen está grabada en cada parte de nuestros cuerpos, debemos dar ese cuerpo a Dios, de la misma manera que los hombres debían dar a César la moneda que tenía la imagen de César (Lc. 20:25).

– “Porque él [Dios] conoce nuestra condición” (Sal. 103:14), desea que lo imaginemos como un ser personal, un Padre con el cual podemos relacionarnos.

-Las descripciones de la morada de Dios indican claramente que Dios tiene una ubicación personal; “Dios está en el cielo” (Ec. 5:2); “miró desde lo alto de su santuario; Jehová miró desde los cielos a la tierra” (Sal. 102:19,20); “tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada” (1 Reyes 8:39). Aún más específicamente que esto, leemos que Dios tiene un “trono” (2 Cr. 9:8; Sal. 11:4; Is. 6:1; 66:1). Semejante lenguaje es difícil de aplicar a una esencia indefinida que pueda existir en algún lugar en las regiones celestiales. De Dios se dice que “baja” cuando se manifiesta. Esto sugiere una ubicación celestial de Dios. Es imposible entender la idea de la “manifestación de Dios” sin apreciar su naturaleza personal.

– Isaías 45 está lleno de referencias de Dios en cuanto a su participación personal en los asuntos de su pueblo: “Yo soy Jehová, y ninguno más hay… Yo Jehová soy el que hago todo esto… Yo Jehová lo he creado. ¡Ay del que pleitea con su Hacedor!… Yo, mis manos, extendieron los cielos… Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra”. Esta última frase en especial muestra la existencia personal de Dios. Él desea que los hombres confíen en Él, que imaginen su existencia literal con los ojos de la fe.

– Dios se revela a nosotros como un Dios perdonador, que se dirige a los hombres con palabras. No obstante, el perdón y el lenguaje sólo pueden proceder de un ser consciente, ya que son actos mentales. Así David fue un hombre conforme al corazón de Dios (1 S. 13:14), mostrando que Dios tiene una mente (corazón) que hasta cierto grado también el hombre puede tener, aunque por naturaleza el hombre no es conforme al corazón de Dios. Pasajes como: “Se arrepintió Jehová de haber hecho hombre…y le dolió en su corazón” (Gn. 6:6), describen a Dios como un Ser sensible y consciente. Esto nos ayuda a darnos cuenta de cómo podemos realmente complacerlo y disgustarlo, como un niño lo haría con su padre natural.

SI DIOS NO ES UNA PERSONA

Si Dios no es un Ser real y personal, entonces es difícil captar el concepto de espiritualidad. Si Dios es totalmente justo, pero no es un Ser personal, entonces realmente no podemos imaginar su justicia manifestada en los seres humanos. Tanto la cristiandad apóstata como los judíos tienen la noción de que la justicia de Dios entra en nuestra vida por medio de un indefinido “Espíritu Santo” que de algún modo nos convierte en la imagen mental de Dios, y nos hace aceptables ante él. A la inversa, una vez que nos damos cuenta de que hay un ser personal llamado Dios, entonces podemos trabajar en nuestro carácter, con su ayuda y la influencia de su palabra, para reflejar las características de Dios en nuestras vidas.

El propósito de Dios es revelarse en una multitud de seres glorificados. Su nombre conmemorativo, Jehová Elohim, indica esto (una traducción aproximada es “el que será los poderosos”). Las descripciones del galardón que recibirán los fieles en el futuro reino de Dios en la tierra muestran que ellos tendrán una existencia tangible y corporal, aunque ya no sujetos a las debilidades de la naturaleza humana. Job anhelaba el día postrero, cuando tendría la resurrección de su cuerpo (Job 19:25-27). Abraham es uno de los “muchos que duermen en el polvo de la tierra [que] serán despertados… para vida eterna” (Dan. 12:2) de manera que pueda recibir el cumplimiento de la promesa de herencia eterna de la tierra de Canaán, que es una ubicación física en esta tierra (Gn. 17:8).”Sus santos darán voces de júbilo… y canten aun sobre sus camas… para ejecutar venganza entre las naciones” (Sal. 132:16;149:5,7). La incapacidad de judíos y gentiles para apreciar pasajes como estos, así como el significado fundamentalmente literal y físico de las promesas que se hicieron a Abraham, ha conducido a la errónea creencia de que un “alma inmortal” es la verdadera forma de la existencia humana. Semejante idea está totalmente desprovista de apoyo bíblico. Dios es un ser inmortal y glorioso, y está desarrollando su propósito de manera que hombres y mujeres sean llamados a vivir en Su futuro reino en la tierra para compartir Sus atributos, expresados en una forma corporal.

A los fieles se les promete que heredarán la naturaleza de Dios (2 P. 1:4). Se nos dará un cuerpo como el de Jesús (Fil. 3:21), y sabemos que él tendrá un cuerpo literal en el reino ( Zac. 13:6; Is. 11:3 ). Por lo tanto, la doctrina de la personalidad de Dios está relacionada con el evangelio del reino.

Debiera ser evidente que no puede haber ningún concepto sensato de adoración, religión o relación personal con Dios a menos que se aprecie que Dios es una persona, y que estamos hechos a su imagen. Necesitamos desarrollar su imagen mental para que podamos asumir la plenitud de su imagen en el reino de Dios. Ahora se puede entender con mucho más sentido y satisfacción los pasajes que hablan de Dios como un Padre amoroso, que nos castiga como un padre lo hace con su hijo (por ejemplo, Dt. 8:5). En el contexto de los sufrimientos de Cristo leemos que “Jehová quiso quebrantarlo” (Is. 53:10), sin embargo, “clamé a mi Dios . El oyó mi voz … y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos (Sal. 18:6 ). La promesa que Dios hizo a David acerca de un descendiente que sería hijo de Dios, requería del nacimiento milagroso de un ser humano que fuera verdaderamente a imagen y semejanza de su Padre.

Un entendimiento correcto de Dios es una llave que abre muchas áreas vitales de la doctrina bíblica. Pero tal como una mentira conduce a otra mentira, así también un falso concepto de Dios obscurece la verdad que ofrecen las Escrituras. Si ha encontrado esta sección convincente, o por lo menos en parte, surge entonces la pregunta: “¿Realmente conoce Ud. a Dios?” Seguiremos ahora explorando la enseñanza bíblica sobre Él.

  Back  BÍBLICA
Anuncios

LA UNIDAD DE DIOS(Duncan Heaster)

2-6-2 LA UNIDAD DE DIOS
No hay duda de que uno de los principales objetivos del cristianismo es el desarrollo de una mente que se fija en el Señor Jesús. Sin embargo, debido a la naturaleza de Dios manifestación, esto significa que de alguna manera tenemos que considerar tanto a Dios, con los que Cristo fue y es uno en espíritu, y también el cuerpo de Cristo; porque nosotros también somos uno con Cristo, como él es uno con Dios (Jn. 17:21). Así, el acto de partir el pan no es simplemente una declaración de nuestra relación con el Señor Jesús (aunque, por supuesto, es que); que tiene sentido en términos de nuestra relación con Dios también. Es una reafirmación de nuestro pacto con Él, cumpliendo con los tipos de algunos de los sacrificios mosaicos, que hablaron de la relación de un hombre y su compromiso con Dios el Padre. Así, pese a que debemos siempre crecer en nuestra apreciación de la unidad entre Cristo y el Padre, la supremacía de la manifestación de Dios en él, no hay que dejar que esto conduzca a cabo nuestra conciencia de ambos, el Padre y con los hermanos y hermanas, el cuerpo de Cristo.
Quiero considerar la enseñanza de Marcos 12: 28-31. Jesús se le preguntó que era la primera (es decir, el más importante) mandamiento; es de esperar que Él acaba de recitar uno de ellos, y decir ‘Bueno, ahí lo tienes, que es mi respuesta; esa es la primera de ellas, ya sea numéricamente, o en términos de importancia’. Sin embargo, en respuesta a esta solicitud para nombrar sólo uno de los diez mandamientos, que en realidad cita a dos de ellos. “Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel, el Señor nuestro Dios es el único Señor, y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas: este es el primer mandamiento y el segundo es semejante, a saber esto, Amarás a tu prójimo como a ti mismo (Ahora note este bit).. No hay otro mandamiento mayor que éstos “. No hay mayor orden (singular) de estos dos . Así que Jesús, al ver estos dos comandos como uno, el más grande, principio más importante de nuestra vida ante Dios. Sin embargo, Él comienza hablando de la unidad de Dios tal como se expresa en su nombre memorial, Jehová tu Dios, y dice que esto es lo que nos llevará a amar a Dios con todo lo que tenemos, y también para nuestro amor al prójimo como a nosotros mismos. El Señor está diciendo que si realmente apreciamos esta idea de la unidad de Dios, que el Señor es nuestro Dios, entonces nosotros , por tanto, amar a Dios, y también nuestro vecino. Entonces, ¿qué quiere decir, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos? En el contexto del Decálogo, el vecino del varón habría sido su otro israelita, no el gentil que vivía al lado de él. El mandamiento de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos se da en otro lugar un equivalente bajo el nuevo pacto: amar a nuestro hermano o hermana en la ecclesia como a nosotros mismos. Galón. 5:14 y Santiago 2: 8 cita de este comando en el contexto de la vida eclesial.
Así que para amar a Dios y Cristo es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Esto es debido a la intensa unidad de Nombre de Dios. Debido a que nuestros hermanos y hermanas comparten el nombre de Dios, como lo hacemos, debemos amarlos como a nosotros mismos, que también llevan el mismo nombre. Y si amamos al Padre, debemos amar al Hijo, que lleva su nombre, con un amor semejante. Las cartas de Juan declaran explícitamente. Si amamos a Dios, debemos amar a nuestro hermano; y si amamos al Padre, nos debemos amar al Hijo. Es por esto que debemos honrar al Hijo como se honra al Padre (Jn 5:23.); tal es el poder unificador de Nombre de Dios. Asimismo, el Padre, el Hijo y la iglesia están íntimamente conectados. Por lo tanto, el bautismo en el nombre de Cristo es el bautismo en el nombre del Padre, y nos asocia con el “un solo Espíritu” (Mt. 28:19; Ef 4: 4.). En la misma forma que no podemos elegir vivir en el aislamiento del Padre y el Hijo, por lo que no podemos separarnos de otros que llevan el mismo nombre. El Escribano entiende bien todo esto: “Hay un solo Dios … y que le aman … y amar a su prójimo como a sí mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios” (Mc. 12: 32,33). Enteros esas ofertas representados todo el cuerpo de Israel (Lev. 4: 7-15). El Escribano entiende que esas ofertas enseñaron que todo Israel se unificaron junto a causa de su lleva el mismo nombre de Jehová. Debemos amar a otras personas que llevan ese nombre “como a nosotros mismos”, tan intensa es la unidad entre nosotros. En cierto modo, debemos perder el sentido de nuestra propia personalidad humana; que de alguna manera debemos ser capaces de tener el mismo interés espiritual en otras (para esto es el verdadero amor) como lo hacemos para nosotros mismos. Por lo que este sentido de la verdadera generosidad que podríamos desear un alto precio está conectado con una apreciación de la doctrina de la intensa unidad de Dios y de Su Nombre, y del principio gloriosa manifestación de Dios. Al compartir el nombre, somos uno juntos. 1 Jn. 3:23 asociados que creen en el nombre con amorosa entre sí; y en Jn. 17:11 Cristo ora que Dios nos mantendrá todos como uno a través de su propio nombre . Si usted consigue el asimiento de uno de los programas de análisis de la Biblia en un ordenador, se pueden encontrar todos los lugares en los que el nombre de Dios se asocia con la unidad. Hay muchos de ellos. Muy a menudo el nombre de Dios se conecta con su ser “el Santo Uno ” (Is 29:23; 47:. 4; 54: 5; 57:15; 60: 9.; Ez 39: 7). Siendo el Santo Dios Uno es una nueva declaración de Su unidad (1) . Por supuesto, estamos hablando de cosas ideales. Falsa doctrina y la práctica, la incertidumbre de saber exactamente que lleva el nombre de Dios, estas y muchas otras limitaciones de nuestra humanidad hacen que sea difícil para lograr la unidad que esta teoría habla de. Pero la unidad que hacemos es lograr un anticipo del Reino; a menos que nos encanta esta idea de unidad, nos encontraremos fuera de lugar en el Reino. “En ese día habrá un solo Señor, y uno su nombre” (Zac. 14: 9). Es muy posible que Ef. 4: 4-6 está aludiendo de nuevo a este verso; este pasaje nos inspira a guardar la unidad del Espíritu, porque aquí y ahora “hay un solo cuerpo y un solo Espíritu … un Señor … un solo bautismo, un solo Dios”; en otras palabras, Pablo está diciendo que la unidad del Reino, como se habla en Zac. 14: 9, hay que buscarla en la ecclesia de hoy.
Es tan fácil de escribir estas palabras, para leer de estas cosas. Pero, ¿realmente creemos que nosotros, y nuestros hermanos, se sabe muy llevar este nombre glorioso y temible? Si lo hacemos, nos vamos a reunir con ellos en la medida de lo posible, viajar a las reuniones, pensando en ellos en nuestro trabajo diario, escribiendo a ellos, fervientemente orando por ellos, haciendo todo lo posible para reparar brechas entre nosotros, superando el egoísmo de indiferencia, amar a nuestros hermanos como a nosotros mismos . Ahora aquí es algo a elevarse hasta, de sacudirnos salida a la polémica, los académicos, la indiferencia espiritual, que pueden venir a llenar gran parte de nuestra vida espiritual. Toda la plenitud de Dios moró en Cristo (Col. 1:19; 2: 9); “Y de su plenitud tomamos todos hemos recibido” (Jn. 1:16). La plenitud de Dios, toda la extensión de su carácter, habitó en Cristo, y por medio de su nombre, que habla perfectamente de ese carácter, la plenitud de Cristo es contada a nosotros. Y así, de acuerdo con todo esto, Ef. 03:19 hace la declaración sorprendente. Y es increíble. Podemos ahora “llenos de toda la plenitud de Dios”. Vamos a subrayar que, en realidad subrayar que, en nuestros corazones. Podemos ser llenos con toda la plenitud de Dios. Llenos de toda la plenitud del carácter de Dios. Nuestros pobres, pequeñas mentes limitadas, tratan de salir de su miseria espiritual para tener una idea de esto.
Existe una clara conexión entre esta idea de la plenitud de Dios, y Ex. 34: 6, donde Dios proclama que su nombre sea “el Señor, un Dios lleno de compasión”, la gracia y Sus otras características (ver VD). Así por llevar el nombre de Dios, tenemos su plenitud contó hasta nosotros. Como Cristo tuvo la plenitud de Dios habita en él en forma corporal (Colosenses 2: 9), por lo que la iglesia, como el cuerpo de Cristo “, es el cuerpo (de Cristo), la plenitud de él (Dios) que lo llena todo en todos”(Ef. 1: 22,23). Así que ya ves la intensidad de nuestra unidad; que somos el cuerpo de Cristo, Él existe en ya través de nosotros (aunque, por supuesto, Él todavía tiene una personalidad separada). Del mismo modo, la plenitud de Dios está en Cristo y por lo tanto en nosotros. No somos sólo una parte de los intereses de Dios, nuestra salvación no es sólo una de sus muchas aficiones, por así decirlo. Él sólo tiene un hijo; Fue enviado a esta tierra para nuestra salvación. La plenitud de Dios, a pesar de que apenas comenzamos a comprenderlo, vivía totalmente en Cristo, y se cuenta a nosotros. En realidad, deberíamos tener un sentido de maravilla, maravilla verdadera, de la grandeza de nuestra llamada. ¿Cómo podemos ser tan indiferentes a ella? ¿Cómo podemos estar preparado para entrar en tan poco en las profundidades de estas cosas, cuando la palabra de Dios es tan llena de su auto-revelación, para que podamos conocer su nombre. PD. 91:14 implica que nuestro amor de Dios se expresa en la búsqueda de apreciar Su nombre:
“Porque él ha puesto su amor sobre mí yo también lo libraré;
por cuanto ha conocido mi nombre yo lo pondré en alto”.
Conocerlo es amarlo y querer ser como él; hay algo compulsivo y magnético sobre quién es él. El conocimiento de Dios provoca de manera natural un espíritu misericordioso (Os. 6: 6). “Aprender justicia” es el resultado de la contemplación [según el modelo de Moisés] la grandeza del nombre (Is. 26:10). Y tambien. 46: 5-9 apela a Israel a arrepentirse simplemente porque Dios es realmente Dios; fueran a “recordar esto” que ya conocían, y “llevarlo de nuevo a la mente” que Dios es realmente el gran eterna, y su nombre es como es. Y los que conocen su nombre pondrán su confianza en él, día a día, a medida que la tos y Hackeamos nuestro camino a través de estos años hacia su Reino eterno. Entonces Dios será “todo en todos” (1 Cor. 15:28), a través de la plena expresión de su nombre. Pero Ef. Una y veintitrés dice que en este momento, toda la plenitud de Dios llena “todo en todos” en la iglesia; en otras palabras, que ahora deberíamos estar experimentando algo de esa unidad total que entonces será manifestado físicamente a lo largo de toda la creación.
El grado intensa a la que el nombre de Dios en realidad se llama sobre nosotros se lleva a cabo en Is. 64: 4. No se nos dice que ningún hombre ha percibido “Oh Dios, fuera de ti ” Lo que se ha preparado para los santos. Estas palabras son citadas en 1 Cor. 2: 9,10 nosotros con respecto a, con la declaración maravilloso que Dios ha revelado estas cosas a nosotros por el Espíritu. Aunque es. 64: 4 dice que solo sólo Dios sabe estas cosas. Pero Pablo dice que ellos también son conocidos por nosotros, a través del Espíritu de Dios. Así que a través de nuestra asociación con el Espíritu, el nombre de Jehová, lo que es verdad de Dios mismo a nivel personal se convierte en verdadera de nosotros. Tal es la maravilla de la forma en que su plenitud habita en nosotros. Nombre de Dios solo es el Señor (Sal. 83:18), sin embargo, este nombre se denomina ahora sobre nosotros.
Tal era la unidad del Señor con nosotros, que Él llevó personalmente a nuestros pecados, él estaba tan profundamente conectados con nosotros y nuestro pecado que Él tenía que ofrecer para su propia salvación “que podría ser para nosotros”. Robert Roberts continúa (en la Sangre de Cristo ) para hacer el punto de que es imposible separar a Cristo de la obra que él vino a hacer; no existía una distinción efectiva entre el trabajo que hizo por sí mismo, y lo que Él hizo por nosotros. El mismo espíritu se encuentra en el aliento al esposo cristiano a sacrificarse en todos los sentidos para la salvación de la esposa. Se demostró por el buen samaritano arriesgando su propia seguridad para salvar al hombre herido de la humanidad (cp Jesús.); el pastor tropezando en las montañas oscuras en busca de las ovejas perdidas de la iglesia; y también por Moisés, que estaba dispuesto a arriesgar su propia salvación para la de los demás (Ex. 33:32). Él realmente entiende el espíritu de unidad que estamos hablando. Quería ver la gloria de Dios, ya sea que se manifestó en él o los demás era hasta cierto punto irrelevante. Este es un gran reto para nosotros. Nuestra actitud de rechazo a la sentencia debe ser que si personalmente no podemos glorificar el nombre de Dios, entonces esperamos para el rechazo y la destrucción, lo más rápidamente posible. Debemos desear ver a nuestro hermano salvó exactamente igual que como lo deseamos para nuestra propia salvación; esto es amor a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
Hemos hablado de la teoría. Hemos visto a las alturas del idealismo. Después de leer este se quiere, en unas pocas horas, como máximo, de vuelta en el mundo real de pecado y fracaso, de la aparente incapacidad de alcanzar incluso los ideales más pequeños. Pero la misma altura de estas cosas debe ser en sí mismo como una gran grúa, para levantarnos de nuestra bajeza. Nosotros podemos capturar un cierto sentido de este “todo en todos” presencia de Dios en nuestras vidas, podemos lidiar con nuestro propio egocentrismo, la verdad realmente puede impregnar nuestra pensando- si se lo permitimos, si hacemos nuestra parte para saturar nuestra pensando con su palabra, para llenar nuestras vidas con los patrones y hábitos que nos permiten vivir a cabo esta unidad de la que hemos hablado de comportamiento.
notas
(1) Tal vez Jesús se refería a esto en Jn. 17:11: ” Santo Padre, guárdalos en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno “. En este caso, Jesús da a entender: ‘ayudarles a ser uno, para que todos ellos podrían reunirse conmigo también en el nombre del Santo de Israel’.

You must seek to find.

Bibledonate.org

If you can walk this morning, be thankful.
If you can talk this morning, be thankful.
If you slept in a warm house last night, be thankful.
If you are going to eat today, be thankful.
If you have a job to go to this morning, be thankful.
If you don’t have these things; still, be thankful.

give thanks in all circumstances; for this is God’s will for you in Christ Jesus. (1 Thessalonians 5:18)

If you don’t have these things, “Know therefore that the Lord your God is God; he is the faithful God, keeping his covenant of love to a thousand generations of those who love him and keep his commandments.”(Deuteronomy 7:9)

The key to this verse is “keeping his covenant of love to a thousand generations of those who love him and keep his commandments.” Ask yourself… “do I love Him and keep His…

Ver la entrada original 327 palabras más

ABUSADORES CLERICALES

APOYO SOLIDARIO A EXSECTARIOS

Abusos Iglesia Recibió más de mil denuncias entre 1980-2015 Reconoce que le ha preocupado más su reputación que el daño causado Redacción, 17 de marzo de 2017 a las 09:55 El 7 por ciento del clero australiano, implicado en casos de abusos en los últimos sesenta años Estamos profundamente avergonzados por la forma en que […]

a través de La Iglesia anglicana australiana, sacudida por revelaciones de abusos — Evangelizadoras de los apóstoles

Ver la entrada original

MANUAL DOCTRINAL BÍBLICO DE ALEXANDER GELL(5-12-2012).

CREDO DOCTRINAL DE NUESTRA CONGREGACION

RESUMEN DEL CREDO DOCTRINAL DE NUESTRA CONGREGACIÓN: http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B700-resumen-de-el-credo-doctrinal-de-nuestra-congregacion-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

·CREDO 1: CREEMOS EN DIOS: EL PADRE CELESTIAL. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-1-creemos-en-dios-el-padre-celestial-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

·CREDO 2: CREEMOS EN YAHSHUA, EL CRISTO: EL HIJO DE DIOS. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-2-creemos-en-yahshua-el-cristo-el-hijo-de-dios-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

·CREDO 3: CREEMOS EN EL ESPÍRITU SANTO: EL PODER DEL ALTÍSIMO. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-3-creemos-en-el-espiritu-santo-el-poder-del-altisimo-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO 4: CREEMOS EN LA DOCTRINA DE ‘’EL PADRE Y EL HIJO’’: SOMOS ‘’HENOTEISTA MONOLATRAS’’. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-4-creemos-en-la-doctrina-de-el-padre-y-el-hijo-somos-henoteista-monolatras-editado-por-alexander-gell-5-12-2012/

CREDO 5: CREEMOS EN LA IGLESIA; EL CUERPO Y LA NOVIA DE CRISTO. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-5-creemos-en-la-iglesia-el-cuerpo-y-la-novia-de-cristo-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO 6: CREEMOS EN LA GRACIA DELA SALVACIÓN. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-6-creemos-en-la-gracia-dela-salvacion-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO 7: CREEMOS EN LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO ‘’DESPUÉS DE LA TRIBULACIÓN DE AQUELLOS DÍAS’’. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-7-creemos-en-la-segunda-venida-de-cristo-despues-de-la-tribulacion-de-aquellos-dias-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

·CREDO 8: CREEMOS EN LA VIDA ETERNA DESPUÉS DE LA RESURRECCIÓN.http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-8-creemos-en-la-vida-eterna-despues-de-la-resurreccion-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO 9: CREEMOS EN LA DESTRUCCIÓN ETERNA DE LOS MALVADOS EN EL LAGO DE FUEGO. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-9-creemos-en-la-destruccion-eterna-de-los-malvados-en-el-lago-de-fuego-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO 10: CREEMOS QUE EL VERDADERO CRISTIANO PUEDE JUZGAR CON JUSTO JUICIO, CONFRONTAR LAS FALSAS DOCTRINAS Y DENUNCIAR A LOS FALSOS PROFETAS. http://alexandergel.wordpress.com/%C2%B7credo-10-creemos-que-el-verdadero-cristiano-puede-juzgar-con-justo-juicio-confrontar-las-falsas-doctrinas-y-denunciar-a-los-falsos-profetas-editado-por-alexander-gell-5-12-2012-%C2%B7/

CREDO…

Ver la entrada original 41 palabras más

·CREDO 2: CREEMOS EN YAHSHUA, EL CRISTO: EL HIJO DE DIOS. EDITADO POR ALEXANDER GELL (5-12-2012).·

(Si desea escuchar este credo en audio pinchar en este link: El Cristo es el primer hijo del Dios altísimo, el cual fue engendrado directa y literalmente por el Dios supremo antes de los siglos;  c…

Origen: ·CREDO 2: CREEMOS EN YAHSHUA, EL CRISTO: EL HIJO DE DIOS. EDITADO POR ALEXANDER GELL (5-12-2012).·